Hoy tenemos una oportunidad real de generar cambios profundos en nuestras culturas organizacionales, elevar el bienestar de las personas y fortalecer nuestra productividad.
¡Qué interesante sería poder leer la mente de los demás! O al menos poder darse cuenta de los verdaderos sentimientos de las personas con las que interactuamos todos los días.
Resulta de vital importancia para las empresas mexicanas contar con toda la información relativa a este ordenamiento y atender al menos a las obligaciones inmediatas que podrían estar comprometiendo la productividad y economía organizacional.